Cómo eliminar conductas inapropiadas y establecer conductas adecuadas: La Economía de fichas.

Técnica a usar preferiblemente a partir de los 5 o 6 años de edad. Funciona muy bien con preadolescentes, diversidad funcional por enfermedad mental y diversidad funcional intelectual.

play-886345_1920

Es una técnica específica para eliminar conductas inapropiadas y fomentar las conductas adecuadas.

En ella intervienen tanto los refuerzos positivos como los castigos negativos,esto quiere decir:

  • Refuerzo positivo: cada vez que el peque desarrolle una conducta adecuada recibirá unas fichas.
  • Castigo negativo: cuando el peque realice una conducta que no es adecuada deberá devolver una serie de fichas. En este caso el castigo viene referido a retirar un estímulo agradable para el sujeto, algo que le gusta.

Tiene una fase de implantación, en la que se deciden los siguientes temas:

• Identificación de las conductas objetivo. Los mayores deben pensar cuáles son las conductas que quieren conseguir que realicen los peques, por ejemplo que recojan su habitación después de jugar. Estas conductas se pondrán por escrito en una lista y posteriormente se pasará a darle prioridad.
Recordar a la hora de elegir las conductas la edad de vuestro peque, deben ser conductas acordes a su edad.

• Elección del tipo de fichas. Lo mejor es que la fichas sean físicas tipo fichas de póker para que el peque pueda tocarlas, coleccionarlas, contarlas las veces que quiera, etc.

• Selección de los reforzadores de apoyo. Se pedirá al peque que haga una lista con cosas deseadas, para esta lista ayudarán los mayores, intentar que incluyan en esta lista también cosas que no sean materiales, como por ejemplo, un paseo con Papá. La lista se hará por escrito y una vez terminada se negociará (ya que siempre los mayores no tenemos dinero por ejemplo para comprar la última videoconsola), se podrán en orden de prioridad los premios y se les asignará un precio, que son las fichas que deben entregar para poder conseguirlos.

• Sistemas de premios y penalizaciones. A las conductas deseadas se les establecerá un valor en fichas, por ejemplo, 2 fichas por cada conducta. Y lo mismo con las conductas no deseadas, en este caso en lugar de entregarle fichas al peque, este nos la tendrá que devolver. Estos precios deben estar por escrito para que el niño pueda verlos siempre que quiera, sino sabe leer bien nos podemos ayudar con dibujos o pictogramas.

• Estructura del canje. Al final del día se entregarán todas las fichas, y al final de la semana el peque podrá decidir si las cambia por algún premio o las guarda para conseguir un premio mayor.
Es muy importante realizar primero el repaso de las conductas inapropiadas (sólo se mencionarán, no se reprocharán) y que el peque pague por ellas, con el fin de que se haga consciente del coste real que tiene la realización de la conducta no adecuada. Seguidamente, se contabilizarán todas las conductas adecuadas y se premiará por ellas. Hacemos al final las buenas, para dejarlo con buen sabor de boca y terminar siempre con algo positivo.

Empezamos con la técnica:

  • El día 1, le damos 25 fichas, por ejemplo, para que tenga algo con lo que empezar y negociar. Las conductas apropiadas, premios y castigos correspondientes, están colgadas en algún lugar visible.
  • A lo largo del día vamos fijándonos en las conductas que realiza el peque, los primeros días les podemos recordar que si hace la cama, por ejemplo, ganará dos fichas, para motivarlo, pero no obligarlo a hacerlo, porque con esta técnica serán ellos y ellas mismos los/las que noten las consecuencias de sus actos.
  • Cuando termine el día hacemos un repaso de las conductas y damos o retiramos fichas.
  • Al final de la semana se ofrece la oportunidad al pequeño para que cambien las fichas por alguno de los premios.

Por qué funciona esta técnica: al peque le merece la pena el esfuerzo por lo que va a recibir a cambio, puede ver los frutos (en este caso acumulación de fichas)de su conducta de forma rápida, tiene sensación de control ya que el recibir los reforzadores depende de si él realiza la conducta o no, ademas cumple con sus expectativas (premio/recompensas) a medio y largo plazo.

Esta técnica es tan eficaz que es utilizada por las empresas con personas adultas, en este caso se llama contrato conductual.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s