Hábitos del sueño

El sueño es un ingrediente esencial para la salud del ser humano, aquí radica la importancia dada a una buena calidad del sueño, en especial para los más pequeños de la casa.

adorable-21998_1280

Son muchos los niños y niñas que presentan problemas de sueño a lo largo de su infancia, mucho de estos problemas se deben a cambios transitorios en los hábitos, como puede ser el cambio de la cuna a la cama, o el traslado de habitación. Otros problemas se deben a una falta de buenos hábitos de sueño, por esto en este artículo daremos unas pequeñas pautas para conocer cuánto tiempo deben dormir los niños según su edad y algunos consejos para crear un hábito saludable de sueño.

En primer lugar hablaremos de cuánto debe dormir un niño o niña, dependiendo de su edad:

  • Hasta el año. El recién nacido duerme de 16 a 17 horas. Con el tiempo las horas de sueño se reducen. A los 3 meses el bebé necesita descansar 15 horas. Y al cumplir el año 13 o 14.

  • De 1 a 3 años. Deberían dormir entre 10 y 13 horas diarias.

  • De 4 a 5 años. Duermen de 10 a 12 horas por la noche.

  • A partir de los 6 años. Las necesidades de sueño van disminuyendo una hora cada año. Entre los 6 y los 8 años, el niño necesita de 11 a 12 horas de sueño, y con 11 o 12 unas 9 horas.

Ahora daremos algunos consejos para facilitar el sueño de los más pequeños:

  1. Mantén un horario consistente para ir a dormir y despertarse todos los días, los siete días de la semana. Es muy importante establecer hábitos horarios con el fin de que el niño o la niña sepa que toca en cada momento (lo mismo para las comidas, actividades de juego, etc).

  1. Desarrolla una rutina para ir a dormir. Todas las noches cuando se acerque la hora de dormir haremos lo mismo, por ejemplo, juego tranquilo, baño, pijama y cuento.

  1. Crea un entorno agradable para dormir. La habitación debe estar oscura, para facilitar el sueño. Asegúrate que la habitación tiene la temperatura adecuada, así como que la cama o cuna disponga de las mantas necesarias en el caso de necesitarlas.

  1. Alimenta correctamente para mejorar el sueño. Deja pasar tiempo entre la hora de la cena y la hora de dormir, de manera que se pueda hacer una buena digestión y no se acueste con la barriga llena y revuelta. Por la noche ofrece a tu hijo o hija una cena sana y ligera.

  1. Asegúrate que hacen la suficiente actividad física. Muchos niños y niñas no hacen la suficiente actividad física durante el día, por eso al llegar la noche no están cansados. Anima a tu hijo o hija a realizar alguna actividad como patinar, correr o jugar a fútbol.

  1. Enseña a tu hijo o hija a relajarse. Podemos utilizar para esto un cuento, ya que un niño o niña que está escuchando un cuento en la cama tiende a permanecer inmóvil y concentrarse en la historia, esto le ayudará a alcanzar un estado de somnolencia.

  1. Diferencia entre el día y la noche. Es muy importante que los niños y niña, en especial los más pequeños, diferencien el día que sirve para realizar las actividades más movidas y la noche que sirve para realizar las actividades más relajadas y dormir.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s